Con la introducción de la prueba qPCR para PCV2, BioChek dispone ahora de una amplia gama de tres pruebas de diagnóstico del PCV2 diferentes. Alex Eggen, consultor veterinario para los sectores farmacéutico y de producción porcina, cree que la prueba qPCR constituye una valiosa aportación, tanto para los productores porcinos como para los veterinarios: «qPCR completa el diagnóstico del PCV2 de BioChek. A partir de ahora prácticamente toda pregunta relacionada con el PCV2 se puede responder con estas tres herramientas de diagnóstico.»

 

Cuando Alex Eggen comenzó a trabajar en Intervet (hoy conocida como MSD Animal Health) en 1985, el nombre circovirus porcino tipo 2 (PCV2) aún era totalmente desconocido. El primer caso conocido en el que intervino el PCV2 fue descrito en 1991 sobre lechones canadienses. Al final de la década de 1990, la enfermedad causada por el PCV2 solamente era reconocida por unos pocos científicos quienes empezaron a atraer más atención internacional. En ese momento, Alex Eggen participó en la investigación y el desarrollo de productos de las primeras vacunas contra el PCV2. La introducción de estas vacunas ha sido un éxito fenomenal. Solo entonces se da cuenta el sector porcino de que el virus PCV2 estaba detrás de las enormes pérdidas sufridas. Hoy es uno de los expertos preeminentes en lo referente al PCV2. «El circovirus porcino tipo 2 se produce en todo el mundo entre todos los productores porcinos. Las infecciones por circovirus son responsables de fenómenos clínicos reconocidos, tales como lechones de bajo peso, problemas renales y de la piel, tos y afecciones de las vías respiratorias. Junto a estas situaciones clínicas, las infecciones por circovirus también son conocidas por su efecto supresor de la resistencia, retraso del crecimiento, aumento del uso de antibióticos, mayor mortalidad y la falta de uniformidad de las camadas de cerdos de engorde. ¡Y eso es algo con lo que ningún criador de cerdos quiere toparse!», dice Eggen.

 

Monitorización

Para que su explotación sea rentable, Eggen cree que es crucial que los criadores de cerdos recopilen constantemente información sobre el estado de salud de sus animales. «Con la información correcta, pueden prevenir los factores de riesgo en sus explotaciones y los daños causados ​​por los virus PCV2, por ejemplo. También se aplica en este contexto el viejo proverbio de que «conocimiento es poder». Así que es esencial la monitorización con pruebas de diagnóstico. Solo así conocerán los criadores de cerdos el estado de sus explotaciones en lo referente al PCV2. Para ofrecer un ejemplo: en una explotación infectada endémicamente de manera subclínica, los animales pueden experimentar un retraso en el crecimiento de 20 a 25 gramos al día, que el criador de cerdos no podrá observar a ojo. En consulta con el veterinario, puede decidir investigar la causa de este retraso. Solo si analizan los animales en cuestión podrán descubrir que el virus PCV2 está actuando y es posiblemente el motivo del retraso en el crecimiento. Una vez que saben esto, pueden considerar la adopción de medidas adecuadas para conseguir tener el PCV2 bajo control».

 

ELISA para PCV2

Con la expansión del qPCR como prueba de diagnóstico para el PCV2, BioChek dispone ahora de tres pruebas del PCV2 diferentes. Cada una de las tres pruebas ejerce su propia contribución a la información que un criador de cerdos y su veterinario necesitan para monitorizar si tienen el virus PCV2 bajo control. Alex Eggen: «ELISA para PCV2 es la prueba más antigua y más conocida. Se utiliza para detectar anticuerpos en lechones, cerdos, cerdas de cría y cerdas madre. La prueba ELISA tiene varios objetivos. Por ejemplo, puede determinarse el momento de vacunación adecuado, o puede medirse la reacción a una vacuna. La prueba también se puede utilizar para detectar si los animales tienen o han tenido una infección en el campo. Por eso la prueba puede tener diversos fines.»

 

¿Correctamente vacunados?

BacuChek es un concepto relativamente nuevo, que según Eggen tiene cada vez más demanda. BacuChek puede indicar si los lechones han sido vacunados adecuadamente o no. «Se trata de un análisis de sangre relativamente fácil de administrar para lechones entre 7 y 10 semanas de edad. Para estar seguros de que la vacunación se ha realizado correctamente, se hacen pruebas con las muestras de suero para detectar tanto anticuerpos de PCV2 como anticuerpos contra el baculovirus. El antígeno del PCV2 que contienen algunas vacunas contra el PCV2 se produce en un sistema de vector de expresión del baculovirus. Después de la vacunación, se producen anticuerpos en el cerdo contra los baculovirus, que luego se pueden utilizar como un marcador. BacuChek detecta estos anticuerpos y los criadores de cerdos obtienen información rápida y clara sobre el estado de vacunación: si los lechones han sido vacunados o no. Se trata de un método de prueba excelente, ya que la presencia de anticuerpos contra el PCV2 no demuestra que se haya realizado la vacunación. En definitiva, no se sabe si los títulos encontrados son el resultado de una infección en el campo o de la vacunación.»

 

qPCR: detecta material vírico

Tanto la prueba ELISA como BacuChek detectan solo anticuerpos. La prueba qPCR, por el contrario, detecta la presencia de material vírico. Y esto tiene sus ventajas, dice Eggen. Pone un ejemplo: «ELISA se utiliza al final del periodo de engorde para cribar los animales en cuanto a anticuerpos del PCV2. Pero en realidad no es un diagnóstico definitivo en ese momento, ya que si los animales se infectan con circovirus unas semanas antes de su sacrificio, los anticuerpos aún no se habrán formado. Al fin y al cabo, los anticuerpos solo aparecen de 2 a 4 semanas después de la infección. Así que una prueba ELISA podría dar negativo para estos animales, a pesar de que en realidad son circovirus positivos. Por lo tanto, se perdería el diagnóstico correcto con ELISA. Este no es el caso de la técnica qPCR. Una vez que el virus de PCV2 supera el umbral de detección de la prueba, se sabe si hay una infección por PCV2 o no.» Explica que con la prueba de qPCR, los criadores de cerdos pueden obtener una ventaja económica. «La presencia del virus PCV2 no es lo único importante, sino también el grado con el que está presente. La qPCR del PCV2 también indica la cantidad de virus PCV2. El diagnóstico y la correcta interpretación de los resultados determinan si hay daños, y también en qué medida. Los cerdos pueden incluso experimentar retraso en el crecimiento en un par de semanas; un retraso que ya no podrán recuperar. Entonces, el criador de cerdos deja de tener camadas uniformes, y esto simplemente le cuesta dinero. Ningún criador porcino quiere eso.»

 

¿Qué prueba?

Las pruebas ELISA, BacuChek y qPCR para PCV2 en su conjunto ofrecen al criador y al veterinario un enorme volumen de información. Sin embargo, en la práctica, resulta que los criadores de cerdos no siempre utilizan las tres pruebas. Alex Eggen reconoce esto. «Las pruebas se hacen para averiguar lo que el criador de cerdos o el veterinario quieren saber en ese momento. Y eso varía de preguntas como cuál es el momento idóneo para la vacunación a si los animales están enfermos. Disponemos de diferentes pruebas de diagnóstico para todas estas preguntas. Si yo estuviera todavía trabajando como veterinario, probablemente utilizaría la qPCR más a menudo. En el caso del PCV2 es muy importante la reducción de las cantidades de virus. La prueba qPCR ofrece respuestas definitivas en cuanto a si los animales tienen el circovirus o no, y también si se produce con el tiempo una disminución del volumen del virus. Y así responde a la pregunta: ¿estoy en riesgo de sufrir daños o no? Esto es lo que un criador de cerdos quiere saber, para poder actuar con rapidez para limitar los daños. Los porcicultores trabajan en un sector metódico. Cada arruga en el sistema cuesta dinero. Y con los márgenes actuales nadie puede dejar que eso suceda.»

PCV2

This post is also available in: Inglés Ruso